Antes de cualquier cosa, debo aclarar dos puntos importantes: Primero, esta entrada va dirigida especialmente a personas con crisis de ansiedad recurrentes, no a la ansiedad común que todos sentimos antes de realizar algo importante (no la invalido, pero no creo que estos consejos les sirvan).
Segundo, si están pasando por algo así y no han buscado ayuda médica, no se queden solo con lo aquí escrito, ya que siempre una ayuda personalizada y continua es mucho mejor. Esta es solo mi experiencia personal y lo que a mí me ha servido, pero para ustedes puede ser algo diferente, por lo que, si creen que la necesitan, deben buscar ayuda.
Ya dicho esto, comencemos.

Aceptar mi ansiedad
Pongo esto en primer lugar porque, personalmente, fue una de las cosas que más me ayudó cuando tenía una crisis tras otra: aceptar que la ansiedad no es algo extraño, no es que esté loca, no me pasa solo a mi y, definitivamente, es necesario reconocer que probablemente tenga que vivir con ella por un largo tiempo. Entiendo que esto es difícil, porque en general la educación sobre cuestiones mentales es trágicamente inexistente, pero en verdad yo veo la ansiedad casi como un resfrío más. También es una enfermedad en el sentido en que a veces te imposibilita o te da síntomas físicos, de la misma forma que es algo que le puede dar a todos. En este sentido, ya no se ve como algo tan raro ¿cierto? Aunque quizás muchos no entiendan sobre la ansiedad y sus posibles síntomas, no significa que sea algo fuera de lo común, por lo que tener ansiedad no te hace un bicho raro ni mucho menos (la gente ignorante sí lo es #sorrynotsorry).
En relación a lo anterior, era mucho peor si reprimía la ansiedad por miedo, o por sentirme como alguien extraña cuando pasaba. Me di cuenta de que si has vivido toda tu vida o gran parte de ella sintiendo ansiedad, probablemente te acompañe por un tiempo más, sobre todo si es que no buscas ayuda o formas de tratarla. Quizás esto suene muy mal, pero cuando uno acepta que vive con este tipo de problema se siente mucho más libre, porque quizás hasta el miedo de que te de ansiedad por algo te de… ansiedad. Esto es un gran círculo vicioso, por lo que entender lo que nos pasa y aceptarnos y querernos tal cual somos es muy importante. No es fácil, pero empiecen por lo menos con no odiarse cuando se sientan mal o no puedan hacer algo por la ansiedad.
Reconocer síntomas
Según mi experiencia y otras que he conocido, cada uno presenta diferentes síntomas cuando se siente ansioso o está teniendo una crisis. Por esto es importante intentar reconocer cuáles son tus síntomas, a mí me ayuda anotarlos o ennumerarlos (a veces esto también ayuda a calmar las crisis porque vas poniendo en palabras algo que quizás se siente confuso y da miedo).
Esto lo digo porque, por lo menos a personas controladoras como yo, nos tranquiliza saber qué sucederá probablemente si es que sentimos que nos dará una crisis y también, si es que son síntomas de cierto riesgo (desmayos, por ejemplo), podemos dar aviso a alguien para que tenga conocimiento de nuestra ubicación.
Es importante también que estos síntomas no los definan: ojalá reconocerlos, pero eso no significa que siempre serán los mismos y que tú te limitas por ellos. Vuelvo a la idea del resfrío: a veces te da fiebre, a veces no. A veces te da dolor de cabeza y otras quizás no. Esto es variable y no creo que sientan que los síntomas de un resfrío definen su vida o su persona, así que los de la ansiedad tampoco lo hacen.

A veces intento plasmar mis crisis
Como todo lo anterior, esto es solo un consejo. Siempre creo que hay algo bueno hasta dentro de las peores situaciones y si ustedes escriben, dibujan, hacen música, lo que sea, y están pasando por una crisis, intenten transformarla en arte. Obviamente esto suena muy fácil y poético, pero probablemente cueste mucho realizarlo en el momento. Por eso lo propongo como una idea y tampoco es bueno forzarse a hacerlo en el momento si simplemente no sale. Pero, de nuevo, desde mi experiencia personal, me di cuenta de que escribiendo poesía sobre lo que sentía luego me ayudaba a entenderme mejor cuando ya me sentía más tranquila.
Sí, es un poco como volver a la ansiedad cuando por fin ya pasó, pero si se revisa lo que uno escribió/compuso/dibujó cuando ya unx está más calmado, es posible identificar cosas que quizás no están a simple vista y que luego pueden ayudarte a no sentir tanta ansiedad. Es otra forma de conocerte más a sí mismo.
De lo contrario, si no se sienten cómodxs con nada de esto, busquen cosas, personas o algo que sepan que tiene una gran probabilidad de desconcentrarlxs y sacarlos de la crisis o, aunque sea, sentirse más calmadx. También es mejor si se tiene conocimiento de qué es lo que te ayuda a relajarte o sentirte mejor; en mi caso es la música o series que me atrapan, en el suyo pueden ser otras diferentes, pero ojalá reconocerlas y tenerlas a mano o en consideración siempre.

Anticiparme ante situaciones conocidas
Unx con el tiempo va dándose cuenta cuáles son las situaciones, personas o sucesos que te están dando ansiedad. Obviamente no todo sucede como lo planificamos y tampoco todo lo que nos da ansiedad es sabido con anticipación, pero si yo se que, no sé, en una semana más se viene algo que probablemente me hará sentir ansiosa, trato de reflexionarlo con tiempo. Trato de pensar qué es lo que concretamente me hará sentir ansiedad y si hay alguna forma de aliviarla un poco. Por ejemplo, si les da ansiedad ir a un lugar en específico, traten de ir acompañados si es que los hace sentir más tranquilxs. Normalmente esto me ha ayudado con lo que a mí me da ansiedad, por lo que busco formas de que, ya que me va a dar, esta se de en menor medida o más controlable.
En este sentido, también me ha ayudado reconocer mis límites. Sobre esto, es muy difícil identificar entre lo que no queremos y lo que en realidad sí, pero dejamos de hacer por la ansiedad. Pero sí creo que cada persona tiene un límite, y con el tiempo es bueno darse cuenta de cuáles son éstos. Así uno no se fuerza a realizar actos, cosas o lo que sea que cause ansiedad, cuando en realidad ni siquiera lo quieren hacer o desean llevarlo a cabo.

Contárselo a más personas
Este punto, igual que el primero, creo que es uno de los más importantes: quizás nos sea fácil, pero es importante que tus cercanos (familia, amigos) sepan lo que te sucede porque probablemente te puedan ayudar. Y aunque no pudieran, en mi caso por lo menos ya no tenía que fingir que me sentía bien (lo cual era agotador) cuando en realidad no lo estaba. Lo mejor de esto es que me di cuenta de que no era la única dentro de esta situación y que a personas cercanas también les pasaba, y nunca me di cuenta.
Si tú no te sientes bien diciéndoselo a muchas personas, pero te sientes muy solitarix con respecto al tema, puedes buscar a gente en internet que le pase lo mismo. Personalmente, recomiendo el canal de youtube de “Kat Napiorkowska”. Ella hace muchos videos sobre diferentes tipos de enfermedades psicológicas, verlos me ayudó a darme cuenta que definitivamente no soy la única que a veces siente o pasa por ciertas cosas, y tener eso en cuenta me ha hecho sentir bastante mejor. De todas formas, si es que tienes la oportunidad de conversar sobre tu ansiedad con alguien de carne y hueso, y, sobre todo, de confianza, hazlo. Quizás no todos entiendan, pero comunicar y poner en palabras lo que se siente siempre ayuda y no solo a ti, sino que a las personas que se preocupan por ti.

***
Antes de terminar esta entrada, reiteramos que estos son solo consejos y que lo mejor para tratar la ansiedad, las crisis de pánico, y otros problemas similares, es acercarte a tus cercanos y buscar ayuda profesional: un psicólogo, un psiquiatra, o incluso a veces un médico general puede ayudarte. No tengas miedo, siempre habrá alguien dispuesto a ayudarte.
Te dejamos una lista con recursos digitales sobre la ansiedad, en español e inglés:

Sobre las crisis de pánico (Inglés)
Sobre las fobias y el autocuidado (Inglés)
Sobre los trastornos de ansiedad (Inglés)
Sobre las causas de la ansiedad (Inglés)
Sobre tratamientos para la ansiedad (Español)
Sobre el trastorno de ansiedad generalizada (Español)

 

One response to “Las cosas que hago para estar menos ansiosa

  1. Como dices, son consejos pero los encuentro muy valiosos. A veces nos encerramos en las cosas que nos pasan (un poco lo que me ha pasado, ya que también estoy en esto) pero el leer la experiencia de alguien más me tranquiliza y lo agradezco 🙂 Creo que nunca dejamos de aprender, pero a veces lo más difícil es comenzar a darse el tiempo de conocerse a sí misma. Gracias por tu post ❤

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s